lunes, 13 de marzo de 2017

Suelo Rojo • Colorada 2018, ¿el turno de los ciudadanos? Por Francisco Javier Flores V.

Suelo Rojo

• Colorada 2018, ¿el turno de los ciudadanos?

Francisco Javier Flores V./Rebelde

Francisco Javier Flores V. Periodista.
El proceso electoral del año próximo en que se renovarán prácticamente todos los espacios de representación popular del país, salvo el caso del de gobernador en Guerrero, pinta para marcar un parte aguas en la historia democrática de México.
De hecho, con la posibilidad de reelección para los actuales presidentes municipales y diputados locales, y la participación de candidatos independientes o ciudadanos, como guste usted llamarles, las elecciones que se llevarán a cabo en el 2018 serán inéditas.
Para muchos analistas políticos, más que una prueba de fuego, los comicios del año que viene vendrán a confirmar el hartazgo de los ciudadanos hacia los partidos políticos, mayormente por los últimos acontecimientos y malas decisiones (gasolinazo, reformas estructurales, Pacto por México, etc.) que han evidenciado que los institutos políticos tradicionales, pero sobre todo sus dirigentes, buscan todo, menos el bienestar de la población.
En el ámbito local, todo mundo sabe que Juan R. Escudero es un municipio que ha sido gobernado por los que hasta el proceso electoral pasado eran las principales fuerzas políticas de México.
Después de que durante décadas el Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantuvo una hegemonía aplastante, tras la administración que encabezó el alcalde Alejandro Sánchez Rodríguez llegó la alternancia y el tricolor cedió el poder municipal al Partido de la Revolución Democrática en  la figura del hoy finado profesor José Jacobo Valle. El siguiente periodo el Sol Azteca logró refrendar el triunfo con el chofer de ambulancia y hoy próspero transportista Antelmo Bello, pero luego vendría el tricolor a recuperar con Ismael Avila Ramírez, tras lo cual nuevamente perdería ante el PRD que colocó como alcalde a Héctor Vela Carbajal y refrendó con Porfirio Leyva Muñoz.
Luego vendría para terciar y romper esta especie de ping pong entre PRI y PRD, uno de los peores gobiernos que ha padecido (y mire que sí los había padecido con todos los antes mencionados, en su gran mayoría nefastos), el que encabezó bajo las siglas del Partido Acción Nacional (PAN) la señora Elizabeth Gutiérrez Paz, tantito por la impreparación y frivolidades de la respetable dama, y otro poco porque con la irrupción de los llamados policías comunitarios no la dejaron desgobernar a su gusto.
Hoy nuevamente gobierna el partido amarillo con el médico Leonel Leyva Muñoz, quien por cierto arribó en un segundo intento, ya que en el primero perdió justamente con Elizabeth, aunque es vox pópuli que quien realmente manda en el municipio es su hermano el ex alcalde Porfirio, y para mayor evidencia sabe que es él quien decide los cargos dentro del gabinete e incluso, tiene colocada a su esposa Isabel Ramírez Hernández como tesorera municipal.
Por ello llama la atención el hecho de que cada vez tome mayor fuerza la figura de un joven profesionista que si bien ha tenido militancia partidista, por su trabajo en el ámbito privado como ingeniero constructor y de gestoría social, se le ubica más bien como un destacado personaje de la sociedad civil que aún sin ningún cargo público ha venido enarbolando desde hace algunos años la noble labor de ayudar a sus semejantes, sobre todo a la gente que menos tiene.
Luego de haber sido menospreciado por el PRI que le negó la oportunidad de ser el candidato en la elección pasada, Noé Acevedo Flores aceptó competir bajo las siglas de Movimiento Ciudadano, instituto político con el que logró en 2015 un caudal de votos importante, no tanto por el color partidista, sino por lo que ha representado como persona.
Fue esa su primera incursión en una contienda electoral y en honor a la verdad no lo hizo nada mal, pues si bien quedó ubicado en el cuarto sitio, la diferencia entre quienes quedaron en los tres primeros lugares fue relativamente corta, e incluso Noé pudo haber escalado al tercer o segundo puestos, de no haber sido por la gran cantidad de votos que le anularon a la hora del conteo.
Lo que sí queda claro, es que esa experiencia le ha servido de mucho, de los errores cometidos se aprende y ahora, con mayor madurez, una mejor estructura y un proyecto bien definido,  el oriundo de El Canal, barrio emblemático de Tierra Colorada, la cabecera, se perfila como uno de los prospectos más viables, y no sería remoto que pudiera encabezar una gran alianza electoral con partidos progresistas, pero sobre todo con la gente de la sociedad civil asqueada de todo lo que huela a PRI, PAN o PRD ,que para el caso son lo mismo.

Arenillas

Por los rumbos de Tierra Colorada hasta Xaltianguis, el valle de El Ocotito, la zona Oriente de Juan R. Escudero y hacia Tecoanapa, suena fuerte el rumor de un nuevo proyecto periodístico cuya finalidad es el manejo profesional de forma veraz y objetiva de toda la información que se genera en esa zona.  Habría que estar pendientes.